El diseño normativo de las pruebas periciales, a propósito del razonamiento...
Discusiones 24
29
ISSN 1515-7326, n.º 24, 1-2020, pp. 29 a 60
*
Doctora en Derecho y Profesora. Universitat de Girona, Gerona, España. Correo electrónico: car-
men.vazquez@udg.edu. Agradezco todos los valiosos comentarios que a una versn preliminar
me hicieron Edgar Aguilera, Diego Dei Vecchi, Jordi Ferrer Beltn y Carlo Vittorio Giabardo.
Ta mb ié n a g ra d ez c o l o s ú ti l es c om en t ar io s de l os do s evaluadores animos. Para la realización
de este trabajo he contado con el apoyo del proyecto de investigación “Seguridad Jurídica y razo-
namiento judicial” (DER2017-82661-P), del Ministerio español de Economía y Competitividad.
El diseño normativo de las pruebas periciales,
a propósito del razonamiento inferencial de los
expertos y la compren sión judicial
e Institutional Design of Expert Evidence.
Remarks on the Inferential Reasoning of Experts
and Judicial Comprehension
Carmen Vázquez
*
Recepción: 25/3/2019
Evaluación: 25/4/2019
Aceptación nal: 26/5/2019
Resumen: La valoración judicial del conocimiento experto proveniente
de una prueba pericial exige que los jueces comprendan el razonamiento
inferencial en juego. Ello supone que los jueces controlen tanto las premi-
sas del razonamiento pericial como las inferencias que se hacen a partir
de ellas. Toda esta tarea debe realizarse básicamente en la práctica y en la
admisión de las pruebas periciales, atendiendo tanto el fundamento de las
generalizaciones expertas como a su aplicación al caso concreto. En este
escenario, el objetivo será ofrecer a los operadores jurídicos y a los expertos
diversas herramientas procesales para construir una práctica dialógica que
permita lograr las exigencias que deben satisfacer sobre todo los jueces.
Palabras clave: Prueba pericial, razonamiento probatorio, desacuerdos
entre expertos, diseño institucional.
Discusiones 24
Carmen Vázquez
30
Abstract: e judicial assessment of expert knowledge underlying expert
evidence requires judges’ comprehension of the inferential reasoning im-
plied. is presupposes that judges should control both the premises of
the expert reasoning and the inferences drawn from them. is whole task
should be done during the admissibility stage and in the course of the pres-
entation of the evidence during the trial, looking for the basis of experts
generalizations and assessing how they are applied to the speci c case. In
this scenario, the aim is to provide some tools in order for legal practition-
ers and experts to build a dialogic practice allowing both of them to ful ll
their obligations, especially those of the judges.
Keywords: Expert evidence, evidential reasoning, disagreements between
experts, institutional design.
1. Introducción
La valoracn de la prueba pericial supone que los jueces deben comprender
el razonamiento inferencial realizado por los peritos si están interesados,
como deberían estarlo, en tomar decisiones racionales con él. Ello supone
identi car las premisas usadas por los expertos para atender a sus funda-
mentos y las diversas inferencias realizadas a partir de ellas. Desafortuna-
damente, en los sistemas jurídicos, quisobre todo en los de tradición
romano-germánica, no se ha delimitado claramente en qué consiste la
valoración judicial de las pruebas periciales y, por supuesto, en general
no se han desarrollado herramientas procesales con el objetivo de ayudar
a los jueces a realizar su tarea (o, pese a su previsión en el ordenamiento,
no han sido usadas para lo que deberían ser usadas). En su lugar, se ha
incentivado de diversas maneras y distintos grados cierta deferencia hacia
los peritos por el hecho de ser tenidos como expertos y, acorde con ello, se
han buscado muy diversos criterios, que funcionarían como atajos, para
supuestamente justi car el uso de conocimiento experto en las decisiones
judiciales sin necesidad de que el juez comprenda el razonamiento inferen-
cial de los peritos. Así tenemos criterios relacionados con el sujeto mismo,
como la imparcialidad pericial; con el informe pericial, como su completi-
tud o ausencia de contradicciones; o malos criterios sobre los fundamentos
El diseño normativo de las pruebas periciales, a propósito del razonamiento...
Discusiones 24
31
de lo que a rma un experto, como la cienti cidad del conocimiento; y un
largo etcétera.
1
Los atajos antes mencionados tienen diversos problemas en mis-
mos. Por ejemplo, si consideramos la imparcialidad pericial en atención
al origen de los expertos, es decir, básicamente a su nombramiento por
parte de un juez y no por las partes, algunas veces pareciera que más bien
estamos de niendo qué entenderemos por “imparcialidad pericial. Esto es,
un perito será considerado imparcial cuando ha sido designado de alguna
manera por el juez; sin embargo, esta suerte de estipulación, obviamente,
nada puede decir sobre la calidad de aquello que dice y hace un experto en
un proceso judicial. Pero, lo que es peor, por más imparcial que un experto
pudiera ser, todavía podría estar utilizando métodos o técnicas no ables
o con grandes rangos de error; un perito imparcial podría estar usando
información incompleta sobre el caso; un perito imparcial, equivocarse en
un caso concreto, etc. Por ello, la justi cación de las premisas usadas por
los expertos en su razonamiento tiene que buscarse fuera del sujeto (de
su experiencia, de sus cali caciones o su pertenencia a una institución).
En los últimos años seguramente se ha dado un paso en la búsqueda
de información externa al experto para justi car el uso de conocimiento
experto, así algunas decisiones judiciales y/o estudiosos en la materia han
acudido a la cienti cidad de los métodos, técnicas, a rmaciones, etc., que
usan o hacen los peritos. Sin embargo, las discusiones que en la losofía de
la ciencia ha habido sobre el supuesto carácter cientí co de algo, conocido
como el problema de la demarcación, han mostrado la insu ciencia de
los diversos criterios de cienti cidad que se desarrollaron para delimitar
claramente lo que sería cien co y lo que no sea cien co. Además de
ello, no todo lo cientí co es igualmente able y no solo lo cien co es
able, por lo que tampoco podemos asumir que cienti cidad es igual a
abilidad. En cambio, para usar en las decisiones judiciales información
experta de forma justi cada necesitamos precisamente información sobre
su abilidad, tanto sobre las generalizaciones usadas como en su aplicación
al caso concreto en que se aplican.
1
No es este el espacio para profundizar en estas cuestiones, lo he hecho ya en diferentes
trabajos (véase Vázquez, 2016, pp. 92-112; 2018, pp. 69-107).