La división del trabajo cognitivo en la prueba pericial: ...
Discusiones 24
113
ISSN 1515-7326, n.º 24, 1-2020, pp. 113 a 140
*
Doctora en Derecho y Profesora. Universitat de Girona, Girona, España. Correo electró-
nico: carmen.vazquez@udg.edu.
La división del trabajo cognitivo en
la prueba pericial: el juez, las partes, los
peritos y las comunidades expertas
e Division of Cognitive Labor in Expert
Evidence: Judges, Parties, Experts and
eir Communities
Carmen Vázquez
*
Recepción: 3/5/2020
Evaluación: 10/5/2020
Aceptación nal: 15/5/2020
Resumen: El presente trabajo ofrece respuesta a las réplicas planteadas
a mi trabajo “El diseño normativo de las pruebas periciales, a propósito
del razonamiento inferencial de los expertos y la comprensión judicial”,
realizadas por Florencia Rimoldi y Rachel Herdy. Como el título señala, bá-
sicamente re ero aquí a la división del trabajo cognitivo que hay (o debea
haber) cuando analizamos las pruebas periciales de manera amplia y que
implica no solo a los jueces, sino a las partes, los peritos que participan en
el proceso judicial y las comunidades expertas a las que estos pertenecen.
Palabras claves: Prueba pericial, práctica de la prueba, deferencia a los
expertos.
Abstract: In this paper I answer to some replies raised by Florencia Ri-
moldi and Rachel Herdy to my paper e Institutional Design of Expert
Evidence. Remarks on the Inferential Reasoning of Experts and Judicial
Comprehension. As the title indicates, basically I argue that when we ana-
Discusiones 24
Carmen Vázquez
114
lyze expert evidence as a whole, there is (or should be) a division of cog-
nitive labor among judges, parties, experts and the communities to which
they belong.
Keywords: Expert evidence, presentation of evidence at the trial, deference
to experts.
En primer lugar, quiero agradecer muy sinceramente a Florencia Rimoldi y
Rachel Herdy por sus muy interesantes observaciones cticas a mi trabajo
“El diseño normativo de las pruebas periciales, a propósito del razona-
miento inferencial de los expertos y la comprensión judicial”.
1
El “principio
de contradicción” no solo es fundamental para la justi cación y corrección
de las decisiones judiciales, también lo es en los mismos términos para las
ideas que se de enden en la academia. A, cuando se someten a contra-
dicción los argumentos es posible evaluar mejor su rendimiento y decidir
entonces cuáles de ellos es necesario modi car y cuáles de ellos han sobre-
vivido a la crítica. Por supuesto, al igual que sucede en el proceso judicial,
lo anterior solo es posible cuando quien ejerce la contradicción presenta
argumentos relevantes y sólidos.
Pues bien, por lo que parece, la parte de mi trabajo que considero más
novedosa y que, en realidad, desde mi perspectiva es el núcleo central de
las tesis allí defendidas ha quedado intacta. Mi trabajo pretende ofrecer un
conjunto de herramientas procesales que deberían estar en nuestras legis-
laciones para que los jueces (y las partes) puedan lidiar de mucho mejor
manera con las complejidades que las tan variadas pruebas periciales en la
actualidad presentan. Desafortunadamente seguimos teniendo legislaciones
(y, a veces, criterios jurisprudenciales) no solo ancladas al pasado en cuanto
al razonamiento probatorio en general se re ere, y en las que poca atención
se ha prestado a las di cultades reales de las pruebas periciales, sino que
asumen una concepción de la prueba pericial demasiado simplista y a veces
hasta con una imagen romántica de la empresa cien ca en el fondo.
1
También quiero agradecer enormemente a los editores de Discusiones por pensar en
para este número; muy especialmente agradezco también a Valeria Trotti, por sus gestiones
y todo el trabajo que le ha supuesto este número.
La división del trabajo cognitivo en la prueba pericial: ...
Discusiones 24
115
Junto a lo anterior, también queda intacto otro de los desarrollos que
hago en mi trabajo y que, a día de hoy, parece no habitual en la literatura
procesal, por ejemplo. Me re ero a la importancia de la práctica de las
pruebas a efectos de un tratamiento adecuado para la prueba pericial en
particular, para su correcta valoración en los casos concretos en que es
empleada. La mayoría de la literatura en nuestro ámbito cultural, e incluso
de la jurisprudencia, pone el énfasis en la valoración de la prueba pericial,
obviando que aquello que suceda en la práctica durante el juicio oral será
fundamental para la atribución de valor probatorio a este elemento de jui-
cio. Actúan como si la atribución de valor probatorio surgiera solo de la
mente del juez a partir de haber leído o escuchado lo que dijo el experto.
Mi énfasis en la práctica de la prueba pericial y las herramientas pro-
cesales que podemos concebir en esa etapa para mejorar la información
disponible tienen como objetivo lograr la comprensión judicial sobre el
conocimiento experto relevante para la toma de decisión de los hechos en
un caso concreto. Tanto Rimoldi como Herdy se enfocaron en debatir los
presupuestos que subyacen a mi propuesta: una con más énfasis en las bases
epistemológicas y la otra acentuando cierto supuesto empírico-psicológico
respecto de la posibilidad de la comprensión judicial para la valoración de
estas pruebas. Ambas sugieren un modelo total o parcialmente distinto de la
prueba pericial basado, por lo que